Té Chai

y especias son las primeras palabras que se vienen a la cabeza a la hora de pensar en la India. Y si piensas en Té Chai debes saber de qué se trata de una bebida que fusiona a los dos ingredientes y convierten, a ésta infusión, en una mezcla única. 

En este milenario país, tan rico en cultura y tradiciones, ya desde tiempos remotos se conocía el gran potencial beneficioso para la salud de muchas hierbas y condimentos comunes en su tierra.

Por lo que no es de extrañarse que los indios incluyeran infusiones de tantas especias diferentes como parte de su dieta cotidiana y las han utilizado tanto por sus beneficios medicinales como por simple placer al gusto.

A diferencia del té chino y el té japonés, que son productos más inclinados a ser del tipo de té verde o blanco, el té indio se ha caracterizado por sus tés negros de intenso sabor, los más famosos son el Assam y Darjeeling. 

 

¿Qué es el té chai?

La palabra “chai” significa literalmente “té” en hindi. Este brebaje ancestral, proveniente del sur de la India, es una bebida altamente consumida en el ese país y actualmente, gracias a su reciente auge de popularidad, poco a poco se está creando gran fama en el resto del mundo.

Desde tiempos inmemoriales, una infusión de varias especias era utilizada por los hindúes como remedio de la medicina ayurvédica. Durante la colonización, los británicos se toparon con este brebaje tradicional y decidieron añadirle té negro, fusionando en una sola bebida ambas costumbres.

Esta mezcla se volvió muy popular en todo el territorio y desde entonces empezó a conocérsele como Masala chai (té especiado en hindi), cuyo sabor representaba a la perfección la cultura Hindú. 

El té chai, al convertirse en una de las bebidas más populares y consumidas entre los habitantes de la India, se empezó a considerar como bebida nacional y diferentes versiones como el té chai latte empezaron a surgir.

Las bebidas que se consideran masala chai no necesariamente son sólo las basadas en el tradicional té negro, también pueden elaborarse con té verde o blanco, incluso, con infusión de rooibos. Puedes agregar o quitar las especies e ingredientes que más te gusten y experimentar con los sabores que te plazcan para lograr el chai que más se adapte a tu gusto.

 

Propiedades del té chai

Esta mezcla posee tanto las propiedades del té como las propiedades de todas esas especias que lo componen. De esta forma se crea una bebida con grandes atributos medicinales, ya que posee propiedades aniinflamatorias, analgésicas y ayudando a reducir el colesterol y disminuir la presión arterial.

beneficios del té Chai

Beneficios

Los beneficios del té chai son tan numerosos que podría considerarse un brebaje medicinal que aporta una larga variedad de efectos positivos en el organismo, entre los que se pueden destacar sus propiedades antioxidantes y adelgazantes.

Por sus propiedades adelgazantes es ideal por estimular el tejido graso, lo que favorece que se libere una mayor cantidad de energía durante el ejercicio.

Esta infusión también es un potente diurético, favorece la digestión y permite eliminar los líquidos que pueda retener el cuerpo. Las hierbas que contiene ayudan a estimular todo el proceso de la digestión. 

Por ello calma el dolor de estómago y ayuda también a desinflamar el abdomen, además de combatir la halitosis y de restablecer la flora intestinal, lo que lo hace ideal para neutralizar diarreas.

 

¿Para qué sirve?

Esta exquisita y aromática bebida posee una serie de importantes propiedades medicinales. Aparte de ser una manera excelente de hidratarse, esta infusión puede ser un fabuloso coadyuvante que ayuda a tratar naturalmente muchos problemas digestivos. 

También proporciona grandes beneficios a aquellas personas que posean problemas cardiovasculares y respiratorios.

 

Receta de té chai

Hay muchas recetas y variantes de esta bebida, desde el conocido té chai con leche o té chai latte, hasta variantes sin leche. También hay una en la que se cambia el té negro por otro tipo de infusión o se elimina de los ingredientes. 

Mezclar té chai con leche, no es la única forma en la que puede obtenerse un té chai latte. Existen mezclas especiales de té a granel disponibles para comprar, con el aroma y sabor de la leche y que se funden con el resto de las especias, teniendo todo el sabor de un chai latte solo con una infusión, sin agregar leche.

En la India, el té negro a menudo se hierve durante quince minutos o más para hacer Masala chai, ya que se busca tener una infusión fuerte. Pero prepararlo no es algo que esté escrito en piedra, con pasos a seguir específicos.

Lo único que se necesita es saber reconocer los ingredientes básicos que conforman la bebida. Cómo hacer té chai de la manera más creativa al final es lo que le da esa particularidad tan especial a este té, puede elaborarse de la forma que más se prefieras.

te chai preparación

¿Cómo hacer té chai?

Por supuesto que la forma más clásica de preparar esta bebida es agregando té negro a una infusión de canela, semillas de cardamomo, clavos de olor, jengibre y pimienta. 

Pero en realidad no existe una única receta que diga de manera sistematizada cómo hacer té chai. De hecho, muchas familias en la India hacen su propia versión de este té. 

El método más sencillo para prepararlo es hervir a fuego lento la mezcla de agua (si se prefiere, se puede agregar leche al agua) junto con las hebras o bolsitas de té y las especias elegidas, dejar unos 10 minutos máximo. Luego, se agrega espuma de leche y/o canela en polvo y decorar como se plazca.

No se debe dejar hervir demasiado porque puede que tome un sabor muy amargo. El edulcorante elegido puede ser miel, azúcar de coco o, si se prefiere, azúcar morena.

preparando de Chai

Yoga Tea (?)

Recientemente ha aparecido una forma original de cómo preparar te chai, que ha surgido como una manera de los maestros y estudiantes de yoga de recrear una versión primitiva del brebaje hindú, identificado como Yogi o té de yoga.

Esta bebida se compone de una infusión de las diferentes especias que conforman al mismo té chai y que incluyen a la canela, el jengibre, hinojos dulces, clavos de olor, semillas de cardamomo y pimienta, pero sin incluir al té negro. Esta es una manera más milenaria de disfrutar este té relajante.

Como una alternativa más moderna, también han aparecido variantes esencialmente diferentes de la versión original. Los tés chai fríos se han vuelto bastante populares principalmente en USA. 

Estos pueden ser desde un simple té helado especiado sin leche, con leche vegetal de coco o almendras, e incluso un granizado de té especiado con leche y crema batida. Hasta existe una variante a la que se le agrega café expreso, llamada “java chai” o “dirty chai”, una bebida altamente vigorizante.

 

Contraindicaciones

La ingesta de té, al igual que de cualquier bebida que contenga cafeína, no es recomendable durante el embarazo. Esto puede inhibir los efectos del ácido fólico, aunque todo depende de  la cantidad que se esté tomando al día. Esto puede remediarse so se opta por preparar el chai con té descafeinado.

Además, tampoco es recomendable tomarlo si se es alérgico a alguna de las especias que puede contener. Otra de las contraindicaciones del té chai es la posibilidad de aumentar el riesgo de padecer temblores, especialmente si la persona de por sí ya los sufre, debido al efecto estimulante que posee la infusión que estimula el sistema nervioso y pudiera también agravar convulsiones.

El efecto diurético que posee podría provocar deshidratación si se excede de manera irresponsable su consumo. Por ello es recomendable una ingesta con moderación. También puede suceder que estimule la pérdida del hierro en ciertos individuos. Siempre es recomendable acudir al médico si se observan efectos adversos por el consumo de este té.

Origen del té Chai

Gracias a la práctica del Ayurveda (medicina tradicional de la india, con más  de 4000 años de antigüedad) el uso de especias como cardamomo, pimienta, regaliz, albahaca sagrada, anís estrellado, jengibre, canela, entre otras, se ha convertido en algo representativo de la cultura India para tratar naturalmente muchas dolencias.

Como preparado infusión de esa misma tradición ayurvédica, la Camellia sinensis assamica, originaria de la región india de Assam, no destacó de las demás plantas silvestres, y era usada regularmente solo por los habitantes de esa región en particular.

No fue sino hasta la colonización británica y posterior descubrimiento de esa variante india de la famosa “planta de té”, por parte de los ingleses, que los indios empezaron a elegir al té como su bebida predilecta.

Para los británicos, el té ha sido siempre un producto muy preciado, un ejemplo es el popular té earl gray, que desde ya hace décadas sigue siendo sinónimo de tradición inglesa. 

Al darse cuenta de que podían producir distintas variedades de té, por medio de sus colonias, Gran Bretaña rápidamente puso manos a la obra para iniciar la producción de lo que se convertiría al día de hoy en una de las industrias de té más grandes del mercado.

Por lo que durante el siglo XIX, la British East India Company, en un intento además de evitar un monopolio comercial por parte de China, empezó a usar grandes extensiones de tierras de la India y Ceilán (actual Sri Lanka) para la producción masiva de distintos tipos de té.

Empleando técnicas de siembra y cultivo originarias de China, los británicos rápidamente empezaron a desarrollar una industria rentable de té, ofreciendo tierras en Assam a cualquier europeo que accediera a cultivar té para su posterior exportación.

Historia

El té chai Hornimans fue una marcas que revolucionó el comercio. Al utilizar dispositivos mecánicos para acelerar aún más el proceso de llenar paquetes presellados, se redujo en gran medida el coste de producción. Esto abarató cada vez más los precios y aumentó en gran medida la cantidad que se producía por día.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, el comprar té en occidente empezó a ser cada vez más habitual y accesible para los ciudadanos de a pie, en especial después de que el té negro indio comenzara a llegar en grandes cantidades a Europa.

Ya a finales de ese mismo siglo, el té se había convertido en una bebida cotidiana para todas las clases de la sociedad, especialmente en la misma Gran Bretaña, donde pasó a ser parte de su identidad nacional.

Esta industria fue evolucionando hasta el punto que a día de hoy, después de años de haber logrado su independencia, la India figura como uno de los principales productores de té en el mundo, especialmente té negro de buena calidad.

En conjunto con China, estos países asiáticos actualmente controlan entre ambos más del 60 % de la producción mundial de todas las variedades de té en general. Países como Sri Lanka, Vietnam y Japón, han logrado también ser reconocidos en la actualidad como importantes productores de este fino producto. 

Esto, claro está, sin menospreciar la calidad de otras variantes de té producidas también en suelo indio. Pero la fama que ostenta hoy la industria del té de este país es gracias al auge y la popularidad que obtuvo el té negro en occidente, mismo que se elabora en mayor proporción desde que empezó la industria hasta la actualidad.

Producción

La industria del té indio ha logrado convertirse en propietaria de muchas marcas de té a nivel mundial. La “Junta del Té de la India” vela por la producción, certificación, exportación y cualquier otra faceta del comercio del té en el país, destinando aproximadamente el 70 % de su producción anual a la alta demanda interna y exportando como producto de primera calidad el resto.

Dependiendo del método usado de  producción, se pueden obtener hojas grandes, enteras y más presentables: más utilizadas para producir té a granel, donde las hojas del té están sueltas y generalmente envasadas al vacío para así mantener su frescura.

Mientras que con las hojas rotas, trituradas y el polvo del proceso, se usa más para la industria de los tés en bolsas. Estos son de rápida infusión, por lo que son ideales para su uso en mezclas de té chai y té helado, ya que poseen un sabor más unidimensional, potente y astringente. 

Muchas tiendas de té especializadas venden té a granel como una forma de mantener cierto prestigio y calidad superior en cuanto a aromas complejos se refiere, puesto que los producidos en bolsitas no suelen destacar mucho por eso.